Chesterfield, mucho más que un sofà.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, Gran Bretanya destacó en este tipo de sofà y con ello, el diseño de los Chesterfield se convirtió en un emblema de la elegancia y del estilo genuinamente británico.

Hoy en día existen Chester de tela, del conocido sky hasta con estampados iposibles con toda una carta RAL para elegir los colores. Tristemente existen también muchas imitaciones que, claro está, hacen más mal que bien dada la historia y el trabajo artesano que hay detrás de cada Chester.

La casa y famíla Fleming & Howland es un referente mundial de la elaboración del genuíno Chesterfield, de hecho, en 2009 la heréncia de Fleming & Howland fue reconocida como la marca regitrada Chesterfields.

La clave de la elegancia, el lustre y su caracter señorial del cual son un referente los Chesterfield, recae en la calidad de la piel que utilizan, esto es, por más botones, hilos o maderas de haya estacionada que le pongan, un Chester sin una excelente piel no es un Chester.

Normalmente cada tipo de piel se somete a veinte fases de tratamiento para lograr su impermeabilidad y su resistencia, obteniendo de este modo un cuero natural con relieve, elegante y durador.

CHESTERFIELD

CHESTERFIELD

Silla lateral de cuero

Silla lateral de cuero

Estilo tradicional de Chesterfield con los botones y los clavos disponibles en muchas combinaciones

Silla lateral de cuero

Silla lateral de cuero

Estilo tradicional de Chesterfield con los botones y los clavos disponibles en muchas combinaciones